“Si esto es un hombre”, de Primo Levi.

Uno de mis pensamientos recurrentes mientras leía este libro era “cómo narices voy a hacer una reseña de esto”, al mismo tiempo que pensaba “me siento en la obligación moral de hacerla”. Y aquí estoy, en la peliaguda empresa de escribir una reseña de un libro imposible de reseñar. O al menos, no como se haría una reseña al uso. Porque, pensadlo detenidamente, ¿qué tipo de crítica se puede hacer? Nada relativo a la historia en sí; aunque, tal vez, se pueda hacer alguna mención al estilo en el que está escrita.

Resultado de imagen de si esto es un hombre

Primo Levi.

De la forma que sea, lo que Primo Levi narra durante doscientas páginas es un horror difícilmente descriptible. Creo que la mejor forma de abordar mis impresiones es contaros, en primer lugar, las condiciones, en cuanto a conocimiento se refiere, con las que yo partía en el momento de abrir el libro. Todos conocemos las abominaciones que los nazis practicaban en los Lager, en los campos de concentración y en los campos de trabajo. Sabemos de las cámaras de gas, los hornos crematorios, las condiciones de trabajo, los experimentos practicados sobre las minorías que se llevaron la peor parte (judíos, gitanos, homosexuales…). Puede que algunos de vosotros, como yo, hayáis estado en algún campo de concentración, o museo o hayáis visto algún documental sobre ello. En definitiva, sabéis lo que ocurrió, cómo ocurrió y dónde. El por qué ocurrió, sin embargo, es algo que nunca podremos explicar.

Resultado de imagen de primo levi se questo è un uomo

Y aquí es donde entra Levi y su narración, donde solo se habla de pasada de esas monstruosidades perpetradas en nombre de creencias imposibles de justificar. Levi fue prisionero en Auschwitz, más concretamente, en Monowitz, un campo de trabajo dependiente de ese primero. Y era eso, un campo de trabajo. Las condiciones físicas de trabajo a las que le sometieron a él y a otros cientos de miles de personas eran inhumanas, sí, y se asegura de que así lo sintamos. El hambre, el frío, la enfermedad. Palabras que cobran un significado completamente distinto en la Polonia profunda, en especial en invierno.

Resultado de imagen de si esto es un hombre

The infamous entrance.

Toda esta descripción de la penuria física a la que fueron sometidos es una parte imprescindible para comprender lo que allí estaba ocurriendo, pero de ninguna manera es la única, como tampoco explica totalmente lo que supuso el nazismo para esta gente. La clave está en el título. Si esto es un hombre. Levi no estaba más que refiriéndose a sí mismo, y a todos aquellos con él, durante ese año y poco que pasó en el Lager. Tal vez la mayor abominación que llevaron a cabo todos esos agentes de las SS fuera despojarles, sistemática y completamente, de su humanidad. De aquello que nos hace personas. Y no lo hicieron de la escabrosa manera en la que ponían punto final a sus vidas, no. Esta deshumanización tenía lugar a muy pequeña escala, en los detalles tales como la ropa, los zapatos, las escudillas. La forma en la que les obligaban a sobrevivir e, incluso, a interactuar entre ellos. Este libro, en esencia, es un retrato de la naturaleza humana llevada a extremos inimaginables. Literalmente inimaginables. El fascismo despojó, no solo de su vida, sino también de su humanidad, a millones de personas. Y nadie fue capaz de preverlo.

Una de las cosas que más me llamó la atención mientras leía fue que, a pesar de las vívidas imágenes que Primo Levi transmite en su narración, en ningún momento emite ningún tipo de juicio respecto a los alemanes, tanto de aquellos que formaron parte activamente de esa maquinaria de opresión y asesinato, como de los que sabían y no movieron un dedo, o directamente no quisieron saber. “Si esto es un hombre” es un testimonio. Los jueces somos nosotros. Levi empezó a concebir, e incluso a escribir, su historia estando todavía prisionero. Sentía esa necesidad imperiosa de que el mundo supiera de lo ocurrido. Curioso, aunque totalmente comprensible, que nadie prestara atención a este libro hasta pasada más de una década. Pasado el tiempo de olvidar, resurgió la necesidad de recordar con carácter preventivo. Para nosotros, actualmente, su testimonio corresponde a la Historia. Con mayúscula. Nos resulta lejano, ajeno a nuestra realidad.

¿O no?

Hay un párrafo, hacia el final, que me hizo pararme y volver a leer. Dice así: “En un Estado autoritario se considera lícito alterar la verdad, reescribir retrospectivamente la Historia, distorsionar las noticias, suprimir las verdaderas, agregar las falsas: la propaganda sustituye a la información”. ¿Ajeno a nuestra realidad, estamos seguros de eso? Echad un vistazo a la Europa de 2018. A Estados Unidos. Esto que estamos viviendo, este resurgimiento de la extrema derecha, es esa misma Historia, pero disfrazada con nuevos eslóganes. Suena extremadamente agorero y alarmista, pero también lo fue en su momento. Y este libro nos recuerda cuáles fueron las consecuencias.

Así como “El diario de Ana Frank” es una lectura obligada en muchos colegios e institutos del mundo, también deberíamos añadir libros como este, de Primo Levi. Necesitamos el recordatorio de que no se puede mirar para otro lado, de que no se puede señalar sin emprender una acción ulterior que le ponga freno.

Como habéis podido comprobar, esto de reseña no tiene nada. Es un llamamiento que se hace eco del que surge de la propia historia. Leedlo. Además, por si os sirve de incentivo, Primo Levi sabe escribir. Es una auténtica delicia el cómo se expresa, en especial en “El sistema periódico”. Y excelente traducción, también. Por mi parte, tengo ya en cola la segunda y tercera parte de esta trilogía.

Resultado de imagen de primo levi se questo è un uomo se comprendere

 

¡Hasta la próxima, queridos lectores!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseñas, Tengo la manía de opinar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Si esto es un hombre”, de Primo Levi.

  1. Tuve la suerte de que fuera lectura obligatoria en mi instituto. Las impresiones que tuve al leerlo fueron exactamente las mismas. El mensaje es demasiado claro y los profes de literatura que tuve demasiado buenos para pasar nada por alto. Ya entonces -hace más de 10 años, ay- se hablaba de la desinformación. Pero claro, nada comparable con lo que está pasando ahora mismo…

    Curiosamente no tenía ni idea de que era una trilogía. Tal vez nos lo comentaron en clase y yo no lo recuerdo. En cualquier caso me lo apunto para releerlo y seguir con los demás.

    ¡Gracias por la reseña!

    • Pat dijo:

      Cómo me alegro de que haya colegios donde se encuentre dentro de las lecturas obligatorias o, al menos, que sea una opción de lectura. Y sí, es parte de una trilogía. Realmente, solo en esta primera entrega se habla de lo que vivió (o más bien, sobrevivió) en Auschwitz. Es el libro estrella. Los otros dos cuentan la odisea que le supuso volver a Italia tras su liberación y las consecuencias posteriores. Merece la pena leerlos.

      ¡Y gracias a ti por leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s