“Trainspotting”, de Irvine Welsh.

Hace ya un tiempo que me propuse que iba a leer variado. Con esto me refiero a que no solo me iba a limitar a leer fantasía y ciencia ficción, por muy feliz que me encontrara haciéndolo, sino que quería ampliar mis miras culturales e incluir otro tipo de literatura, que no sabía si me gustaba o no porque nunca le había dado una oportunidad. Ojo, esto no quiere decir que me vayáis a encontrar leyendo terror, que soy una cagueta de campeonato y mis nervios sufren (soy la Mrs. Bennet del s. XXI). Volviendo al tema que nos ocupa, sí, puedo decir que desde entonces he leído variado, o al menos lo he intentado. Y si a esto le sumamos la sección “Pelibro”, cuando vi Trainspotting no pude resistirme a sacarlo prestado de la biblioteca.

Resultado de imagen de library gif

Terminé de ver la cuarta temporada de SH y, obviamente, eso causa estragos.

Ahora bien, os voy a ser sincera, no  las tenía todas conmigo cuando empecé a leerlo. No es el tipo de literatura que yo suelo frecuentar, ni siquiera en mis intentos por leer libros que se encuentran fuera de mi zona de confort; y la temática, a pesar de tener un conocimiento puramente científico sobre la misma, se encuentra en el extremo opuesto del espectro de quién soy yo como persona. No estaba segura de que fuera a ser capaz de empatizar con nada de lo que estuviera ahí escrito, y tampoco sabía si ese sacarme de la historia iba a funcionar conmigo. En definitiva, era un reto, y yo no iba a dejarme amilanar por esta panda de yonquis escoceses.

Resultado de imagen de trainspotting gif

Esta novela se convirtió en uno de los acontecimientos literarios de la última década. Fue rápidamente adaptada al teatro y luego llevada a la pantalla por Danny Boyle, uno de los jóvenes prodigio del cine inglés. Sus protagonistas son un grupo de jóvenes desesperadamente realistas, habitantes del otro Edimburgo, el que no aparece en los famosos festivales, capital europea del sida y paraíso de la desocupación, la miseria y la prostitución, embarcados en una peripecia vital cuyo combustible es la droga.

Ahora que he puesto punto y final a esta historia, me siento en la obligación de comentaros que todos esos sentimientos preconcebidos que os comentaba más arriba no tienen ningún fundamento, y he disfrutado mucho más de lo que esperaba con esta historia. Y no, no he empatizado absolutamente nada con ninguno de los personajes; y mira que son un buen puñado. Más bien me han generado un sentimiento que se mueve entre el desprecio, la pena y la repugnancia. Creo que nunca he leído escenas que me hayan causado tanto asco, de llegar al punto de tener que dejar de leer y apartar la mirada, porque se me estaba poniendo el vello de punta.

Imagen relacionada

Sin embargo, me ha parecido perfecto el hecho de que el autor no busque un análisis de moralidad, ni haga una crítica de las acciones de sus personajes con el objetivo de darles un sentido o una justificación, o dando a entender que hay algo bueno en esas almas oscuras. No busca que el lector se sienta reflejado, ni intenta que sus personajes caigan bien. Esto es, simple y llanamente, un retrato. Welsh cartografía de forma fiel ese panorama de la clase obrera escocesa de la segunda mitad del siglo pasado, y no se ahorra ningún detalle, por escabroso que sea.

Esa fidelidad a la hora de retratar tiene su máxima expresión en la forma de narrar. Este libro está increíblemente bien escrito, no solo en términos de lenguaje, que es lo más barriobajero e infracoloquial que te puedas imaginar, que ya no es que roce lo burdo y soez, es que está hundido hasta el cuello en él; sino que, de algún modo, consigue mezclar este registro con uno más culto, llegando incluso a hacerlo en la misma frase. El hecho de que esto no te saque a patadas de la lectura revela un nivel de maestría en el uso del lenguaje que más quisiera yo para mí.

Resultado de imagen de trainspotting gif

Esto me lleva al siguiente punto relevante, que es el traductor, Federico Corriente. Quisiera hacer desde aquí un pequeño homenaje a su gran trabajo a la hora de traducir este libro, porque tiene mucho mérito. En reseñas de lectores angloparlantes en Goodreads, la tónica general es que se pensaron muy mucho leer este libro porque no estaban seguros de poder entender todo ese slang o jerga escocesa de los años ochenta, sumado a todos los nombres coloquiales diferentes que reciben, no solo las drogas, sino también la forma en que se presentan. El alcohol incluso. Así que un aplauso a Corriente por su increíble labor de documentación. Ole y ole.

Resultado de imagen de trainspotting gif

Por otro lado, y vista mi formación universitaria, no puedo dejar de hacer un breve comentario al gran trabajo de documentación realizado también por el escritor. Dio la casualidad de que yo empecé a leer este libro justo cuando en clase estábamos tratando el tema de drogas de abuso, con lo cual tengo una idea bastante precisa de cómo funcionan este tipo de sustancias, sus manifestaciones clínicas, los signos y síntomas tanto de una intoxicación como del síndrome de abstinencia, así como de las estrategias que se usan para deshabituar a estos drogadictos. Os puedo decir que todo lo que leáis que sufren los personajes es real, y no siempre es fácil encontrar libros o películas que se molesten en buscar qué es lo que ocurre cuando una persona toma determinadas drogas. Por poneros un ejemplo, si habéis visto “Réquiem por un sueño”, de Darren Aronofsky, deciros que está todo del revés, y digo yo que buscar si la heroína produce miosis (pupilas puntiformes) o midriasis (más pupila que ojo) no será tan difícil, ¿no? Les pierde el querer que sea todo vistoso *sighs*.

Resultado de imagen de requiem for a dream gif

You got it all wrong, my friend.

En resumidas cuentas, el libro merece la pena. No sé qué tipo de literatura soléis leer vosotros, queridos lectores, pero os puedo asegurar con bastante seguridad que poco puede compararse a esta historia y cómo está contada. No en términos de calidad, ojo, ese es un berenjenal en el que no pienso meterme, pero si buscáis experiencias literarias nuevas, este es un buen sitio para empezar.

¿Y hay Pelibro? El libro y la película, a pesar de compartir bastantes cosas (más de las que yo esperaba en un principio), tienen un tono completamente distinto. No es solo que haya acontecimientos del libro que estén desordenados en la pantalla, o que haya otros que ni siquiera aparecen; sino que la transmisión de esa misma historia (o similar) no tiene nada que ver. Lo que creó Danny Boyle en su momento es una pequeña obra de arte en sí misma. Exuberante, desinhibida, una explosión de información en pocos fotogramas. La música, los diálogos, los colores, los planos, la fotografía… Para volverse loco.

Resultado de imagen de trainspotting gif

Parece un collage cosido con toda la inmundicia y podredumbre que rodea a los personajes y su historia. Visualmente hablando, es una experiencia casi, casi alucinógena. Me resulta hilarante el hecho de que la riqueza de la película se use para acentuar lo hundidos en la mierda que están los protagonistas. Si uno analiza fríamente lo que ha visto, y luego lo compara con la sensación tan molesta y descorazonadora que le queda a uno después de los créditos, te das cuenta de la maestría con la que has sido manipulado. Y digo hilarante porque te ríes, bastante, de las situaciones en las que se encuentran los personajes y cómo reaccionan a ellas. Pero no es una risa que te produzca alegría, es la misma comicidad que se ve en un circo cuando al payaso de turno se le incendia su camión de bomberos. Es reírse de la desgracia ajena, y dónde, me pregunto yo, nos deja eso a nosotros, espectadores.

¡Disfruten de este soleado sábado, amigos!

PD: Trainspotting 2 is coming. Y tengo que enterarme ya si está basada en la secuela de este libro (Porno, se llama) o es algo distinto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s