“Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, de Newt Scamander.

Después de dejar en barbecho estas mis tierras durante tres meses, he decidido hacer acto de presencia; y como no puede ser de otra manera, uno no puede volver en condiciones si no lo hace a lo grande go big or go home. En mi caso, me ha parecido correcto celebrar que por fin estoy tan estresada que tengo ganas de escribir (es cuando mi vena creativa aka haz-de-todo-menos-estudiar sale a relucir), con una nueva sección llamada ¡Pelibro!. Si leéis mis entradas con algo de regularidad (la que yo no tengo a la hora de escribir, *cof cof*), notaréis que esta sección ya lleva en funcionamiento un tiempo, aunque yo no le haya dado ningún nombre oficial. Francamente, no es algo nuevo u original, y tan solo me limito a seguir esta corriente, tan vista tanto en blog como booktube, de comparar los libros con sus adaptaciones cinematográficas. Creo que esto aclara por qué he decidido llamar así a la sección. Es un nombre muy tonto pero mucho, lo sé, pero tengo la neurona frita y no se me ocurría nada más, así que conformarse. Además, que no deja de parecerse a “peligro” y eso me gusta, vista la precaución con la que voy al cine a ver este tipo de películas.

Divagaciones aparte, voy a intentar que esta sección sea variada, con libros y películas que no se vean tanto en el panorama bloggeril. Y por eso, hoy empiezo con “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, de Newt Scamander/J. K. Rowling. Palmada en la cara. Ole yo. No podía empezar algo sin contradecirme.

Resultado de imagen de fantastic beasts and where to find them bookPara poneros en situación os diré que sí, pertenezco a esa generación que, literalmente, creció con Harry Potter. Esa generación que leyó los primeros libros antes de que salieran las películas, y que continuó haciendo lo mismo con las últimas entregas. Reconozco que, a pesar de todo ello, no me considero una fan acérrima de la saga, y eso que los dos últimos libros los leí en inglés porque no podía esperar a la traducción, que pedí por Reyes una agenda electrónica de Harry Potter (¿?) y que jugué a los videojuegos de ordenador. Pero, por otro lado, tardé unos diez años en pasarme por Pottermore, y este libro que os voy a reseñar en breves es el único que me he leído del universo HP que no pertenece a la saga. Ahora que ya está todo dicho, entremos en materia.

Esta miseria de libro, porque no se le puede llamar de otra manera teniendofwooper2 escasas cincuenta páginas, es realmente un manual de colegio. Todos sabéis ya de sobra que no es una historia, y que no, no hay ningún tipo de referencia a Harry y cía. Esto no lo hace menos atractivo a los ojos de un fan de la saga, porque realmente amplía el mundo y los seres/bestias que habitan en él. Hasta alguien como yo le ve su gracia, especialmente porque produce el famoso efecto nostalgia al leer con más detalle sobre algunos de los animales con los que ya me había topado en los libros originales. Es una lectura rápida y amena, con algún que otro toque humorístico (diríjanse a la sección del runespoor, por favor), y que, aunque sea de refilón, nos habla un poco de quién era Newt Scamander y nos enseña un atisbo de un Dumbledore en actitud pasivo-agresiva que, francamente, es un poco cómica.

Ahora bien, tengo mis quejas. La primera de ellas viene a ser un lamento a que no se haya reeditado el libro con ilustraciones (querido Jim Kay, si es necesario, haré la danza de apareamiento del erumpent). Ojo, pero ilustraciones de verdad, no esas mierdecillas contadas que dibujó J. K. Rowling en su momento. Querida, tus descripciones no son lo suficientemente precisas como para que yo me haga una imagen mental del bicho. Gracias. Mi segunda queja viene revestida de perplejidad ante la incongruencia que me supone el hecho de que se hayan quedado fuera del manual criaturas como los boggarts, gigantes, hinkypunks, veelas e, incluso, dementores (entre otros). ¿Por qué? Todas ellos salen en el tercer (1999) y cuarto libro (2000), que se publicaron ambos antes que Animales (2001), eso quiere decir que la autora no solo ya los había creado, sino que nos los había dado a conocer. Así que, maldita sea, Rowling, no me dejes con tantas preguntas.

Resultado de imagen de angry gif

¿Qué decir de la película? Empezando por el principio, queda claro que lo que comparte con el libro es más bien poco: el título, el personaje principal y algún que otro animal fantástico. Y no podía ser de otro modo, en verdad, recordad que el libro no es libro, sino manual. Entonces, ¿cuál es el motivo por el que, de golpe y porrazo, hayan decidido hacer no una, ni dos de estas películas, sino cinco, que ya se dice pronto, de una miseria de libro? Dejando a un lado la más obvia (dinero), parece que Rowling quiere revisitar el mundo (sin escribir novela), y tirando del hilo pre-Voldemort que ya nos dejó entrever en su día. Es decir, la historia del ascenso y caída del mago malvado de más renombre hasta que llegó quien-ya-vosotros-sabéis: Gellert Grindelwald. Esto ya me puso de morros en su día, puestos a revisitar, ¿por qué no hacer una película de los Merodeadores? Si hasta os han hecho el fancast por vosotros, hombre ya.

He oído de todo desde que se estrenó. Gente que salió encantada, y otra a la que le decepcionó profundamente. Yo prefiero ir con precaución. Es la primera de cinco películas y ponerse a comparar Animales con la saga original me parece absurdo por razones obvias. Lo que sí me llamó la atención es el detalle de los colores. Exceptuando el interior de la maleta de Newt y la nota de alegría que aporta Queenie, la paleta de colores de toda la película es increíblemente oscura. Esto ya lo pudimos ver en Harry Potter, cómo la gama de colores oscuros aumentaba con cada entrega, pero me parece muy pronto para Animales.

Dejando a un lado teorías traídas de los pelos, espero que la disfrutéis, con nostalgia o sin ella. Además, os recomiendo que leáis el libro, antes y/o después de verla, aunque solo sea para que en un momento dado digáis “¡ah! ¡Conque así es realmente un demiguise!” y os deis el gustazo de unir descripción con imagen. Así que, como habéis podido comprobar, en este caso no hay pelibro ninguno (ni siquiera creo que pueda llamar a esta película una adaptación), ¡podéis ir tranquilamente a verla, palabrita!

¡Feliz martes, potterheads! ¡Y también a los que no lo seáis! 😉

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, de Newt Scamander.

  1. Sara dijo:

    Tengo que admitir que leí “peligro” en lugar de “pelibro”. Me alegro de que metieras a Graves de alguna manera, te lo agradezco mucho 😛 Yo también me di cuenta de la oscuridad de la película, no sé si en un intento por reflejar la oscuridad de la época, con la caza de brujas y el problema de Grindelwald.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s