La realidad detrás de “Besos entre líneas”.

Sí. Yo también me he subido al carro y he hecho una lectura en diagonal de este “libro”. No os voy a mentir, la principal razón por lo que quise hacerlo era para criticarlo bien a gusto, con conocimiento de ello. Y esa era mi motivación en los primero capítulos, luego cambió. Me di cuenta de que, aunque quería seguir haciendo una crítica dura de esta historia (por puro divertimento, incluso), había mucho más que quería decir, directa e indirectamente relacionado con el libro.

Imagen prestada del Twitter del Geek Furioso

Para empezar, no es solo el hecho de que esté horriblemente mal escrita, que sea lo más superficial, comercial y “mainstream” que he leído en mi vida. Que los personajes y el hilo argumental son clichés andantes, o que haya más incongruencias que arroz en una paella. No. Eso lo puedo dejar pasar, no hace daño a nadie. O, al menos, no literalmente (mi sensibilidad lectora aún se está recuperando). Tampoco es lo más grave el vergonzante caso de que se hayan creado cuentas falsas en Goodreads para darle cinco estrellas y subirle la puntuación.

Lo que ya no puedo dejar pasar es que todo el temita empujara a un par de “fans” a hackear cuentas en Twitter que criticaban negativamente el libro para tomarse la justicia por su mano, y que las susodichas autoras de este libro no dijeran ni mú para condenar el acto. Tampoco puedo olvidarme de que la historia se marque un “50 Sombras de Grey”, e idealice una potencial relación abusiva y tóxica, y más sabiendo a qué tipo de público está dirigida esta ahem novela. Ah, y tampoco olvidéis que una de las autoras se considera feminista de boquilla hasta la médula y que en su día criticó “After”. He ahí por qué me veo en la obligación de sumar mi voz a la de otros muchos, haciendo esta entrada. Pero el asunto no acaba ahí, ni mucho menos.

Fijaros en este extracto: “—¡Emma! —Gabriel viene corriendo hacia mí en cuanto llegamos a la estatua del Ángel Caído, donde hemos quedado. Todos los blogueros que han venido, que son muchos, se quedan mirándonos con la boca abierta. —¡Hola! —grito haciéndome un hueco entre sus brazos mientras me rodea con ellos”. Aquí tenéis prueba fehaciente de que este libro parece hecho expresamente para perpetuar su creída superioridad sobre el resto de gente que lee y sube vídeos, y no está dentro de su círculo escogido. ¿Quién se va a sentir identificado con esta historia (si eso es posible)? La gente que son booktubers con cierto éxito (que además son nombrados a lo largo y ancho del libro, aunque sea con nombres falsos). El resto lo vamos a leer diciendo, pues muy bien. No hay por dónde empatizar con esta tropa. Francamente, parece más una autobiografía que una obra de ficción. Para sus hordas de fans, este libro va a ser la repera, porque es un vistazo más dentro de sus vidas. Seamos sinceros, no he visto muchos vídeos de esta gente, pero dedican el mismo tiempo a hablar de libros que a contar sus vidas. Que a sus fans les encanta, y al resto nos la trae al pairo.

Lo que quiero decir es lo siguiente. Me parece estupendo, y casi necesario, que existan los booktubers. Es encomiable que animen a los jóvenes a leer de la forma en que lo hacen. Sus estrategias son mil veces más efectivas que cualquier campaña que haya hecho el Ministerio de Educación para fomentar la lectura. Y yo les aplaudo por ello. Así que no, ese no es mi problema con ellos. De hecho, y aunque a veces lo critique, suelen leer y recomendar cierta diversidad de lecturas, de géneros distintos. No tantas ni de cerca como me gustaría, pero eso ya es harina de otro costal. Soy de su misma opinión a la hora de defender la literatura juvenil; a mí también me parece que está muy maltratada, muy infravalorada y que se la mira por encima del hombro, cuando son estos libros los que crean lectores desde edades tempranas. Incluso puedo llegar a pasar por alto, un poco bastante a regañadientes, el hecho de que no reseñen, sino que se limiten a comentar si les ha gustado o no el libro, si lo recomendarían, si preferirían otra portada y ese tipo de comentarios. No me gusta, pero tampoco espero críticos profesionales.

watcha gonna do

Lo que me repatea es lo que ha pasado con este libro, y que tiene pinta de que se va repetir en el futuro próximo. Me saca de mis casillas. En parte es lo que he dicho más arriba, que tienen un pequeña secta formada (no puedo darle otro nombre), de gran exclusividad, que hace sentirse inmensamente pequeños a otros booktubers, que trabajan igual de duro en sus vídeos, pero que no tienen tanto éxito. El hecho de que a cada comentario negativo hacia ellos, azucen a la gente a cargar contra el (o la) desgraciado personaje que ha tenido semejante valor es una actitud bastante hipócrita por su parte, pero ellos sabrán por dónde la llevan. Pero, a pesar de todo esto, que realmente no me afecta porque no soy booktuber, y tampoco soy consumidora asidua de sus vídeos, lo que para mí se lleva la palma es lo que ha hecho la editorial Planeta con este librito, y a lo que las dos autoras han contribuido.

El ser lector con un cierto bagaje, bloguero, booktuber o alguna de sus variantes, no te convierte en escritor. Digamos que es una condición necesaria, pero no suficiente. A la editorial le daba absolutamente igual lo que ellas escribieran, porque sabían, tan bien como todos nosotros, que iban a vender muchos ejemplares sí o sí. Me parece vergonzoso que semejante proposición se les hiciera a esta gente con muchos suscriptores, por el simple hecho de tenerlos. Y que ellas aceptaran.

Hay tantísima gente con talento (verdadero talento) ahí fuera, mandando manuscrito tras manuscrito a editoriales, y recibiendo una negativa tras otra. Que no digo que ellas no se lo hayan currado, que lo han hecho. No se puede obviar el hecho de que han escrito un libro. Pero. El gran pero. Decidme si vosotros creéis que, si no se dieran las condiciones que se han dado, les habrían publicado esta historia. Es aprovecharse de la gente, seguir una estrategia puramente comercial, y mirar hacia otro lado. ¿Es justo? En absoluto. ¿No tendría que pasar su libro por el mismo proceso que el del resto de escritores, más o menos amateurs, de ahí fuera? Eso sería lo justo. Una verdadera pena que este mundo literario no lo sea, y que prime el dinero de semejante forma.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Tengo la manía de opinar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La realidad detrás de “Besos entre líneas”.

  1. Blanca dijo:

    Una opinión muy fundamentada que, sin ninguna duda, comparto contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s