La Música del Silencio, de Patrick Rothfuss.

Jamás en la vida me había puesto a escribir una reseña tan rápido. Jamás.

Siempre dejo al menos una semana y pico entre terminar el libro, y escribir lo que me ha parecido. Pero en este caso… En este caso parecía que esta historia me quemaba en las manos, se desbordaba dentro de mí. Irreprimible. Si me paro a analizarlo, parece que tengo miedo de que se me escapen entre los dedos todas las ideas, sensaciones o comentarios que este pequeño librito ha ido provocando a medida que pasaba sus páginas. Así que no me demoro más. Vamos a hablar de la Música del Silencio.

IMGP0539

La Universidad, el bastión del conocimiento, atrae a las mentes más brillantes, que acuden para aprender los misterios de ciencias como la artificería y la alquimia. Sin embargo, bajo esos edificios y sus concurridas aulas hay un laberinto de túneles antiguos, de salas y habitaciones abandonadas, de pasillos serpenteantes y semiderruidos…

La Subrealidad. Allí vive Auri.

Tiempo atrás fue alumna de la Universidad. Ahora cuida de este otro mundo, para ella acogedor, maravilloso, en el que podría pasarse la eternidad mirando. Ha aprendido que hay misterios que no conviene remover; es mejor dejarlos en paz y a salvo. Ya no se deja engañar por la lógica en la que tanto confían en lo alto: Auri sabe reconocer los sutiles peligros y los nombres olvidados que se ocultan bajo la superficie de las cosas.


Cuando empecé a leer esta nueva novelita de Rothfuss, ya iba avisada. Sabía que era una historia extraña, incomprensible, que apenas alcanza el calificativo de historia, tal y como lo conocemos. No tiene un desarrollo, ni un final. No tiene trama, ningún problema que resolver. Tiene un único personaje y no, no tiene diálogos. Casi parece un ejercicio de descripción pura y dura.

En otro contexto, con otro escritor y otro personaje principal, hubiera sido un truño de proporciones épicas. Pero no es el caso. Este libro es, por definición, Auri. La pequeña y singular Auri. Su historia, es su esencia. Una historia ligera, vaporosa, extraña, menuda, con miles de sabores, texturas, sonidos. Rothfuss consigue lo impensable, y nos convierte en este personaje. Durante más de cien páginas no somos nosotros, no vemos con nuestros ojos, no pensamos ni razonamos como lo haríamos si estuviéramos dentro de los límites de nuestra identidad.

Rothfuss nos trasvasa, nos roba el alma durante unas horas y nos introduce delicadamente en el mundo de Auri, en su cuerpo, en su lógica. Vemos a través de ella lo que es la Subrealidad o, más bien, lo que no es. Andamos con ella, sentimos con ella. Puede que en nuestra fría cabecita pensante no encontremos ningún tipo de lógica ni explicación a sus acciones, pero en nuestro fuero interno tenemos esa extraña sensación de que sí, existe una razón. Razón que tiene tan convencida a Auri que, ese convencimiento, nos salpica a nosotros. No sabemos el por qué, pero lo sentimos. No necesitamos la explicación, pero la intuimos.

Tampoco nunca había leído un libro que tuviera un control del tempo tan perfecto. Y me explico. Cuando Auri está tranquila, y todo está en su sitio, tú estás tranquilo. Lees de forma reposada, sin prisas, saboreando. Pero en el momento en que ella siente una perturbación en su mundo, ¡pam! Te estresas, empiezas a leer de corrido, se te acelera un poco el corazón y saltas de palabra en palabra dejando alguna por en medio. Nunca me había sentido tan manipulada en mi vida.

Luego está el hecho de que, alguien ajeno al mundo de El Nombre del Viento, o que no le haya hecho especial ilusión la historia, va a leer este libro y le va a parecer una locura de principio a fin. Un gasto de papel, una ida de olla muy seria. Pero, ah, aquellos que sí lo hemos leído, qué placer vamos a encontrar en estas páginas. Qué cariño le vamos a coger a Auri (más aún si cabe), y cuántas veces lo vamos a releer, preguntándonos quién es esta menuda niña. Qué fue en un pasado olvidado. Es cierto que son ciento cincuenta páginas de pura descripción, pero vaya. No quitaría ni una sola de ellas.

En resumidas cuentas, y haciéndome eco de las palabras del propio Patrick Rothfuss, a veces una historia funciona precisamente porque es diferente. Es cierto, no es el tipo de historia que la gente quiere leer.

Esta historia es para todas las personas un poco dañadas que hay ahí fuera.

¡Feliz sábado!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La Música del Silencio, de Patrick Rothfuss.

  1. Bu Device dijo:

    Imagino que si no has leído la saga, este libro cojea o no se entiende del todo ¿no? Si ya le tenía ganas a Rothfuss, ahora con esta reseña todavía más. Tiene toda la pinta de que me va a encantar 🙂

    • Pat dijo:

      Sí, si no has leído la saga no lo vas a entender. O directamente no te va a gustar. De hecho, el propio Rothfuss lo advierte en las primeras páginas antes de la historia, que es fundamental que hayas leído al menos El Nombre del Viento. Auri es un personaje extraño y se necesita la información que da el escritor en los libros de la saga, para que te familiarices con ella.

      De todos modos, envidio tu posición. Leer la saga ha sido un placer, así que disfruta de ella cuando lo hagas 🙂

      ¡Y muchas gracias! ^^

  2. Sara M dijo:

    Ains, tengo que conseguir este libro. Necesito esta historia ;w;

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s