Los Hacedores.

Después de tomarme unas pequeñas vacaciones, tenía pensado retomar mi trabajo en el blog hablando de “Outlander”, de Diana Gabaldon; tanto del libro como de la serie (y lo haré). Sin embargo, acontecimientos recientes me impiden continuar con mi labor literaria hasta que estos hayan sido resueltos. Y, para mí, algo está resuelto cuando le dedico el tiempo suficiente a darle vueltas. Muchas vueltas, más de las normales, y dado que tengo esta página en blanco a mi disposición, y sé que vosotros estáis siempre dispuestos a leer cualquier cosa que cuelgue aquí, voy a pensar en voz alta. O a escribir en voz alta, según cómo lo miréis.

Hace poco discutía con una persona sobre las posibilidades que ofrecía el futuro. La típica pregunta de “¿dónde te ves de aquí a cinco años?”, que más de una vez os han preguntado en clase de inglés (no sé por qué tienen tanto amor a esa pregunta, but there you go). Él decía que quería hacer tal y cual cosa, viajar mucho y, a poder ser, establecerse en una ciudad en concreto. Tenía más que claro en su cabeza cada paso del camino y no soñaba pequeño, qué va. A mí me tenía fascinada con la precisión en los detalles y la claridad con la que vislumbraba algo tan lejano. Cuando terminó con su discurso (mil veces ensayado, eso estaba claro), me tocó el turno de hacer la pregunta de rigor en esos casos. “¿y qué estás haciendo para lograrlo?“.

Él simplemente sonrió, como si yo no fuera consciente de un gran secreto, de algo que yo no sabía pero él sí. Y me dijo: “cuando la oportunidad se presente, la agarraré y nunca la dejaré ir“.

Ahí fue mi turno para sonreír.

Hace casi cuatro años ya (mes arriba, mes abajo), tuve esta misma conversación con otra persona. Y fue radicalmente distinta. Él no sabía dónde quería ir, ni lo que quería hacer con exactitud. Pero sí sabía una cosa: quería ver mundo y aprender idiomas en el proceso. No le importaba el cómo, ni el dónde, ni el cuándo. Yo lo creía perdido. Pero, ah, qué equivocada estaba. Poco tiempo después, me llamó diciéndome que se iba. Me dijo que ciertos sueños no pueden esperar a ser cumplidos por un destino incierto, sino que necesitan un pequeño empujón para que se volvieran realidad. Cogió un avión y se embarcó en su propia gran aventura.

Cuatro años, cuatro países y tres lenguas después, una cálida voz amiga me saluda al otro lado de la pantalla desde las frías calles moscovitas.

¿Que adónde quiero llegar con todo esto? A que existen dos tipos de personas: los soñadores y los hacedores. Ambos tienen sueños, como todo el mundo. Ambos tienen ese pequeño motor interior que nos hace levantarnos cada día y luchar, en mayor o menor medida, para seguir adelante. La diferencia entre ambos radica, pues, en la forma de ver esos sueños. Los primeros los creen imposibles, tan solo realizables a través de la mano del destino y la suerte. Los segundos saben que estos dos factores necesitan de ayuda en estos tiempos que corren, y hacen todo su trabajo por ellos.

 

Al final del día, tú eliges quién quieres ser cuando te despiertes a la mañana siguiente. No se trata de un post para motivar. No, no es eso. Simplemente os señalo en qué casos tenéis permitido quejaros y en cuáles no. Y ahora que me he desfogado tranquila, una recomendación: los que he llamado hacedores no viven más, ni mejor. No ganan más dinero, ni llegan más alto. Pero están contentos con sus elecciones y no se arrepienten del camino recorrido. Y yo, por lo menos, es a lo que aspiro.

¡Feliz domingo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas que a veces escribo, Un petit peu de todo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los Hacedores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s