Trilogía de “Nacidos de la Bruma”, de Brandon Sanderson.

Llevo quince minutos mirando esta pantalla en blanco, buscando la manera de hacer una reseña que esté a la altura de esta trilogía. Sé de antemano que no lo voy a conseguir (es GIGANTESCA), pero espero dejaros ese poso de curiosidad que os anime a leerla. Esta saga o cualquier cosa que Brandon Sanderson escriba (incluida la lista de la compra, sí). Así que, como en todo, lo mejor será empezar por el principio.

Las vueltas que da la vida, oye. Nunca sabes lo que espera agazapado a la vuelta de la esquina. Qué nueva sorpresa, o qué nuevo disgusto. Tengo muy claro que, si no hubiera sido por el Festival Celsius (gracias, chicos), no hubiera sabido de la existencia de este escritor y sus obras. O lo habría hecho tarde, muy tarde. En mi afán por leerme tanto como pudiera de los autores que iban a tomar parte en él antes de llegar a Avilés, empecé una exhaustiva búsqueda. ¿Qué buscaba? Pues aquellos libros que tuvieran ese aire de “es muy probable que acabe soltando algún gritito a lo largo de su lectura”. Me topé con cierta oferta en Book Depository: la trilogía de Nacidos de la Bruma (usaré el término en inglés, Mistborn, para acortar y porque ya estoy acostumbrada) en pack a un precio más que tentador. Y así comenzó mi aventura. Mi GRAN aventura.


Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes e inmortalidad. Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia». Pero los nobles, con frecuencia, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los «nacidos de la bruma» (mistborns). Ahora, Kelsier, el «superviviente», el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.


Durante mes y medio, he sido esclava absoluta de esta saga. Tanto, que he decidido ponerle un altar a Sanderson en mi habitación. Qué maravilla de trilogía. Cuando terminé de leer el primero, supe con claridad meridiana que me encontraba ante algo grande, aunque no supe ver cuánto. Llevo pensando en esta reseña semanas ya, y me muevo entre la excitación y el pánico por no saber hacerle justicia. Pero me estoy adelantando, tengo que hablaros de por qué estos tres libros (El Imperio Final, El Pozo de Ascensión y el Héroe de las Eras) son una pequeña obra de arte en sí mismos.

   

A mi parecer, son varias cosas las que hacen que te impliques al 100% en la historia: la creación del mundo, los personajes, la “magia” y la forma en que se encadenan los acontecimientos. Sanderson tiene tal control sobre el mundo que crea, que resulta ridículo. Para empezar, escribe de tal forma que me permite visualizar cada mota de ceniza y cada moneda olvidada en el pavimento. No sé cómo lo hace. NO LO SÉ. Y en este mundo, como en todos, hay unas reglas. Aquí nuestro amigo, se las conoce al dedillo, obviamente. Como conoce al dedillo la historia que quiere contar. Eso le permite involucrar al lector de tal forma que, sin necesidad de ser sutil o planearlo, te hace ver la cara de la historia que quiere que veas. Y el resto TE LO PLANTA TAMBIÉN DELANTE, PERO TAN DELANTE QUE NO LO VES. Una historia dentro de otra. Un foco que te distrae del paisaje general sin que sospeches siquiera.

  

Esa ha sido una gran frustración pero a la vez, el mayor placer de leer esta saga. El hecho de saberte engañado, no tener ni idea de cómo ni en qué punto, pero aun así, ESTAR ENCANTADO. En cada libro, Sanderson plantea un problema, que resuelve al final (no hace como otros, que lo dejan abierto para el siguiente volumen), o tal vez debería decir que lo resuelve a lo largo de todo el libro. Da igual el número de teorías que barajes sobre cómo va a acabar el libro o qué va a ocurrir con tal o cual personaje, que nunca acertarás. Llegas al final y te metes el guarrazo igualmente. Pero con gusto, mucho gusto. Sobre todo cuando caes en la cuenta de que, realmente, el final ya lo sabías. Ya te lo había ido contando en pequeños detalles que tú pasaste por alto. Te vas a tragar todos y cada uno de los giros argumentales de la historia, y son unos cuantos. Me atrevería a decir que la trilogía es un giro argumental en sí misma (toma ya).

Otra de las cosas que me dejan realmente boquiabierta, es la capacidad de engarzar e hilar la historia. De unirlo todo en el final del final, de no dejar cabos sueltos. El diseño de esta alfombra es muy particular; complejo y sencillo a un tiempo. TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, tiene sentido en su historia. Todo. Esos hilos, hasta los más insignificantes, que a primera vista y en los primeros capítulos parecen ir por libre, resultan estar entrelazados componiendo un patrón que te noqueará de lleno. Un puzzle cuyas piezas encajan tan suavemente, que te hará ver chiribitas y te dejará borracho de felicidad. Puede que incluso se te escape alguna lagrimita como a mí.

Y todo eso sin hablar de los personajes. Sin hablar de Vin, Breeze, Kelsier, Sazed, Elend, Ham o Spook. Maldito seas, Sanderson. Una y mil veces. Por crear personajes tan reales. Tan únicos. Complejos. Tan nosotros. Quiera o no, me he metido tanto en su piel que no sé si algún día podré desprenderme de ellos. He sufrido con todos y cada uno. Me he reído y me he enfadado. He contenido la respiración, y he espirado aliviada otras tantas veces.

Leer los tres libros ha sido un lujo. Un placer. Un sufrimiento. Un reconocimiento hacia la despampanante imaginación de Brandon Sanderson, y la forma en que trata las religiones, los dilemas morales, la política y las culturas. El mundo que crea, es un mundo muy rico. Deslumbrante. Casi, casi real. O al menos, yo quisiera que lo fuera (sin koloss ni Inquisidores, por favor y gracias).

Así que tan solo me queda darle las gracias. Darle las gracias por tener la fuerza y la presencia para sentarse y escribir esa historia que tan solo existía en su mente, y que ahora disfrutamos tantos de nosotros. Darle las gracias por recordarme por qué la fantasía es mi género preferido, y es porque en estos libros no hay solo fantasía. Hay también una cantidad de matices y temas tan variados que me sería imposible numerarlos. Gracias por hacerme Mistborn durante un tiempo, y permitirme saltar de moneda en moneda, de ciudad en ciudad, y de personaje en personaje.

Creo que queda claro que Nacidos de la Bruma no se lleva ningún tipo de puntuación, porque ninguna le haría justicia. Hacedme caso en esto: leedlos. Todos. No será tiempo perdido. Volved a disfrutar y sorprenderos como si fuerais niños otra vez. Aún quedan maravillas para rato 😉

¡Muy feliz miércoles!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Reseñas y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Trilogía de “Nacidos de la Bruma”, de Brandon Sanderson.

  1. Reblogueó esto en Contenedor de Océanosy comentado:
    Trilogías, trilogías, trilogías…

  2. Pingback: ¿Qué he leído en 2014? | ¡Patasarriba, esto es un atraco!

  3. totosama dijo:

    Me paso lo mismo con la saga, cuando la descubri la lei al hilo.
    Eh de confesar que con el final se me escaparon unas lagrimas,es ese final que sabes que va a pasar pero no puedes creerlo hasta que lees la ultima palabra del libro.

    • totosama dijo:

      Lo que me gusto mas de la historia, fue el romance que tenia, no es una novela romantica pero los personajes son humanos por lo que tienen sentimientos y pueden enamorarse y lo hacen y se expresa en el texto pero tampoco opaca a la historia de accion fantasia que es lo principal del libro.Encontre algo similar en Elantris del mismo autor, tambien me gusto*El alma del emperador*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s