“Bíterman”, Santiago García-Clairac.

Bienvenidos a Digicity, la ciudad del futuro, la ciudad de la ciencia. Aquí, el gobierno, desde la imponente y majestuosa Torre Uno, controla con mano de acero el destino de todos sus ciudadanos. La tecnología digital es el nuevo Dios todopoderoso que decide por todos y garantiza la felicidad.

Erik Bíterman es un joven de 16 años y jamás se ha cuestionado la eficacia del sistema hasta que su padre es denunciado por cometer un crimen prohibido y abominable: la clonación de seres humanos. A partir de ese momento, Erik descrubrirá que son muchas las voces que no están de acuerdo con el gobierno digital, voces analógicas que la policía reprime y silencia sin piedad. ¡Ha llegado la hora de rebelarse! Empieza la insurrección en el país más controlado y perfecto del mundo…

Si os fijáis bien, son pocos los libros que toquen temas tan punteros como es la ingeniería genética, la biotecnología o la clonación. A veces me pregunto por qué, ya que no deja de ser un tema muy, muy actual, del cual apenas se han escrito novelas. Es cierto que hace años escritores tales como Asimov, hicieron una pequeña incursión en este campo, pero por aquel entonces no se sabía lo que se sabe hoy sobre genética, no se mantenía el debate ético que se tiene hoy día sobre la clonación humana.

Lo realmente interesante de este libro, junto con el hecho de que, como estudiante de una carrera biosanitaria tengo ciertos conocimientos sobre el tema; es el hecho de que el escritor deja abiertas una serie de preguntas en el caso de que la clonación humana de verdad existiera. Para evitar spoilers de gran calibre diré que la forma de conducir la trama, la opinión que tiene cada personaje y el hecho de que la historia sea una distopía de principio a fin; hacen que sea posible plantear estas preguntas sin que salte el resorte natural de rechazo hacia todo lo que tenga que ver con la ingeniería genética en humanos.

En el caso de que existieran los clones, ¿tendrían los mismos derechos y deberes que un ser humano “original”? ¿Realmente se podrían llamar clones? Es cierto que tendrían exactamente el mismo material genético, pero tan sólo el hecho de vivir en ambientes diferentes haría que esos mismos genes se expresaran de forma distinta. Por tanto, estaríamos hablando de dos seres humanos con personalidades distintas, y que físicamente también serían diferentes.

Estas y muchas otras preguntas van surgiendo a medida que avanza la historia. Una historia que no sólo plantea el tema de la clonación, sino también de una sociedad completamente digitalizada, donde el poder es acaparado por unos pocos, donde la sociedad vive bajo un control ideológico del que apenas es consciente. Como ya he dicho, una distopía en toda regla.

A pesar de que la idea, desde mi punto de vista, es muy buena, no creo que el escritor llegue a explotar todo su potencial. Además, los giros argumentales se ven venir desde muy lejos, los personajes no están del todo asentados y la forma de escribir en algunos momentos chirría un poco. A pesar de ello, yo lo recomendaría por ser un libro diferente, de temática fresca, que consigue engancharte.

Valoración global: ★★★★☆☆

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura, Reseñas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s