El muro de enero.

Toda nuestra vida hemos estado oyendo hablar de la cuesta de enero. De lo duro que es afrontar la vuelta al trabajo, el fin de mes, arrancar de nuevo. De que la determinación necesaria para poner en marcha todos esos propósitos de año nuevo (que duran un mes escaso, por cierto), es difícil de encontrar. Resumiendo, cada cual tiene su particular cuesta de enero y, efectivamente, es dura.

Los estudiantes universitarios tenemos el muro de enero. Un muro vertical, sin ningún asidero, resbaladizo y que mina la moral de forma metódica y exhaustiva. La pared de los exámenes, los trabajos, las presentaciones, los estudios de último momento. Un examen tras otro, tras otro, tras otro. Que no sólo hacen de enero el peor mes del año (seguido muy de cerca por junio), sino que además nos priva completamente de las vacaciones de Navidad. Y si por algún casual nos falla la fuerza de voluntad, y celebramos y descansamos, nuestra conciencia se encarga de recordarnos en cada momento que deberíamos estar haciendo algo útil, que luego nos pilla el toro.

Así que, esta entrada va dedicada a todos aquellos que, como yo, están ahora mismo dejándose la piel para sacar adelante los exámenes. Mucha suerte y mucho ánimo. Nos os matéis, descansar de vez en cuando y pensar siempre en positivo.

Espero actualizar el blog todo lo que pueda, pero no puedo prometer nada. ¡Buen día! 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Un petit peu de todo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s