La distopía, la clave del éxito.

Los Juegos del Hambre”, la saga “Divergente”, “1984”, “Fahrenheit 451”, “El Corredor del Laberinto”, “El Huésped”, “Nunca Me Abandones”. Todos estos títulos os suenan, ¿verdad? Pero, a simple vista, no parecen tener nada en común. Hasta que miramos más de cerca, ¿y qué vemos? Exactamente, habéis leído bien el título de la entrada. Todos estos libros hablan de distopías.

Ahora bien, si me hubierais preguntado hace un año qué es una distopía, no os hubiera sabido contestar, a pesar de haber leído libros sobre ella. Por lo tanto, ¿qué es una distopía? Según el diccionario, una distopía es… Es… ¡Oh, espera un segundo! La palabra no está en el diccionario. Sorpresa. Rayos y centellas, ¿cómo es esto? La razón es más simple de lo que imagináis. Distopía es una palabra relativamente nueva, de origen anglosajón, y que según Wikipedia (no me miréis mal), es “una sociedad ficticia indeseable en sí misma”.

Son sólo siete palabras pero ya te dejan con mal cuerpo, ¡es perfecto para una historia!

La definición que os he dado es correcta, pero habría que añadir algo más. Después de leer un puñado de libros con esta temática, he llegado a la conclusión de que una distopía es, efectivamente, una sociedad indeseable en sí misma, pero por una razón concreta. Todas estas historias seleccionan rasgos de nuestra sociedad actual que son poco o nada deseables, y los magnifican. Cogen a los políticos corruptos y los hacen tiranos. Observan que la población es más sensible a la belleza externa que a la interna, y crean una sociedad donde sólo eres aceptado si antes te has sometido a una operación para ser físicamente perfecto.

Coincidiréis conmigo en que este género de literatura es una mina de nuevas historias. Y no sólo eso, sino que dichas historias suelen tener una aceptación muy grande. Era aquí, pues, a donde quería llegar (sé que a veces doy muchas vueltas, pido perdón por ello). Desde que descubrí la literatura distópica supe, de algún modo, que sería el género que dominaría sobre los otros (ahí tenéis a los Juegos del Hambre). Y sería, simplemente, por el principio de acción-reacción. En los tiempos en los que vivimos, con tanta crisis, corrupción, violaciones de los derechos y los valores, necesitamos algo que nos haga reaccionar. Que nos haga ver las consecuencias de nuestra pasividad. Nos enseñen el futuro y el modo de arreglarlo.

Tal vez sea una interpretación muy personal, y no se corresponda con la realidad, pero no dejo de ver cierto paralelismo. De todas formas, compartáis mi opinión o no, os recomiendo este tipo de literatura. Aquí os dejo una lista con algunos títulos. No son todos juveniles, trato de que esté al alcance de todos los gustos, así que, ¡animaros!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La distopía, la clave del éxito.

  1. Pingback: Sobre la distopía en la literatura juvenil. | ¡Patasarriba, esto es un atraco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s